Estación Carranza

Hacía ya un tiempo que dentro del grupo estaban las ganas de hacer alguna intervención artística en alguna estación de tren. Las estructuras de hierro, su aspecto y su estética se proponían como geniales para lo que usualmente solemos hacer en nuestros Shibari Attack.

Solo fueron necesarias un par de excursiones para encontrar el lugar adecuado, la fecha adecuada y el calor volviendo a la ciudad de Buenos Aires nos dio la oportunidad perfecta para realizarlo.  Un par de coordinaciones y de llamadas telefónicas más tarde, el grupo se encontraba reunido y dispuesto a intervenir el espacio con su habitual arte.

Muchos de los sorprendidos transeúntes preguntaron y se interesaron por el arte del shibari esa tarde, mientras que nuestas cuerdas volaban debajo del puente peatonal de la Estación Carranza y los trenes nos saludaban al pasar haciendo sonar sus estridentes bocinas.

Aquí algunos recuedos de esa tarde

« 1 de 3 »

Deja tu comentario